Divorcio y liquidación de sociedad conyugal o patrimonial

El Divorcio es el término con el que generalmente se conoce el modo legal en que los cónyuges ponen fin a su relación. Sin embargo, en estricto sentido, el término divorcio sólo se predica de los matrimonios civiles, ya que respecto al matrimonio religioso lo que se obtiene es la cesación de sus efectos civiles, pues ante la mayoría de ritos religiosos el matrimonio es indisoluble. En uno y otro caso, los cónyuges obtienen el cambio de estado civil (de casados –que nació con el matrimonio – a solteros), así como la disolución de la sociedad conyugal, que es la que comprende la adquisición de bienes y deudas en común, que inició con el matrimonio y finaliza con este acto. En el evento de existir hijos menores de edad en común, también deberán quedar reguladas las obligaciones legales de los cónyuges con sus hijos, en cuanto a custodia (cuidado personal), cuota alimentaria, vivienda, alimentación, educación, vestuario, salud y recreación.

Adicional al divorcio del matrimonio civil o cesación de efectos civiles del matrimonio religioso, hay un trámite que debe realizarse que es la Liquidación de la sociedad conyugal, en la cual se establece el modo en que se repartirán entre los cónyuges los activos y pasivos que hacen parte de dicha sociedad. Trámite que puede hacerse simultáneamente con el divorcio, posterior a éste o incluso sin la existencia del primero, último evento en que los cónyuges siguen interesados en seguir casados, pero sin seguir teniendo una sociedad conyugal entre ellos. Este trámite también se puede realizar respecto de sociedades patrimoniales, es decir, respecto de aquellas formadas entre compañeros permanentes, siempre y cuando exista declaración bajo los parámetros legales de la existencia de unión marital de hecho entre ellos.

En los anteriores trámites los profesionales del derecho de SOJURIDICA COLOMBIA SAS podrán asesorarlos y representarlos, a precios muy bajos y excelentes planes de financiación, además de la asesoría gratuita a los interesados previo, durante y posterior al trámite de divorcio y liquidación de sociedad conyugal o patrimonial, ya sea que se realice ante Notaría o Juzgado.